viernes, 16 de septiembre de 2016

Manifiesto Líderes mundiales, ¡su tiempo se acaba!



Líderes mundiales, ¡su tiempo se acaba!: TESTIMONIOS DE PERSONAS MIGRANTES Y REFUGIADAS




Fotos Agustín Millán

Las  cifras  de  quienes  han  tenido  que  abandonar  sus  hogares  en  condiciones extremas son más que simples números. Son personas con historias de vida a sus espaldas, sueños, miedos, intenciones... familias enteras con nombre y apellidos.


Hemos querido rescatar algunas de ellas.


Testimoniode Shakira Rodrigo. Venezuela (aportado por FELGTB)

Shakira Rodrigo tuvo que huir de Venezuela ante las continuas amenazas que sufría por  su  orientación  sexual.  Consiguió  llegar  a  España  tras  vend
er  su  apartamento para pagar el billete de avión. En su país fue víctima de discriminación en su trabajo, donde  su  jefa  llegó  a  decirle  que  por  ser  lesbiana  no  podía  aspirar  a  un  puesto superior y que sentía repulsión por ella. Tras esta declaración fue despedida. Por la calle sufría insultos si paseaba de la mano de su pareja e incluso intentaron violarla en dos ocasiones. Cuando acudió a comisaría, los agentes de policía no aceptaron su  denuncia  y  se  ofrecieron  a  “hacerle  cambiar  de  gusto”.  También  ha  sufrido agresiones físicas en la calle: le lanzaron una botella que le seccionó la arteria tibial del pie.

Rosa Isela, México (aportado por CEAR)

“Siempre he tenido claro que no hice nada malo. Sólo escribí las desgracias que tuve que ver porque creo que era lo justo, que se denunciara lo que estaba pasando con   las   mujeres   en   mi   país.   Por   visibilizar   el   feminicidio   me   gané   muchas enemistades y sufrí mucha falta de solidaridad. Eso también es muy feo. Pero tengo claro que es lo que tenía que hacer en ese momento. En algunos lugares en los que se  suponía que  me  iban a  ayudar  me  decían  "es  la  primera  vez  que una  mexicana viene  a  pedir  asilo".  No  creían  mi  historia.  Fue  muy  duro.

Es  un  movimiento  muy brusco,  dejar  todo  de  repente.  Llegamos  a  Madrid  con  dos  maletas... Ha sido muy difícil. Es doloroso dejar tu tierra, todo es distinto. ¡Qué más quisiera que regresar y recuperar mi casa, a mi familia! Pero no podemos volver mientras las circunstancias no cambien. No llevaré a mi familia otra vez allí”.


Testimonio de Pierre Kamga. Camerún (aportado por Red Acoge)

Pierre  Kamga,  camerunés  de  35  años,  decidió  emigrar  hace  diez  porque  quería “tener su propia historia”. Hasta llegar a España, donde reside hoy en día, Pierre pasó por Camerún, Nigeria, Níger, Argelia y Marruecos. Viajó en el remolque de un camión,   sin   apenas   agua,   soportando   temperaturas   extremas,   desorientado.

“Cuando estás dentro de esos coches, si durante el camino los conductores ven que vas muy mal y no puedes seguir, te tiran ahí [...], si ven que empieza
s a respirar muy bajo  te  echan  del  camión  para  que  te  mueras  en  el  desierto.  Se  ven  huesos  de  la gente por el camino”.

Tuvo que pagar a mafias y dormir en los bosques. Para llegar al  monte  Gurugú,  donde  los  inmigrantes  esperan  para  saltar  la  valla  de  Melilla,
caminó  durante  dos  semanas.  Sin  poder  avanzar,  Pierre  permaneció  durante  dos años  en  Marruecos,  hasta  que  encontró  una  lancha  con  la  que  se  embarcó  hacia Ceuta. No sabía nadar. Tras varias horas remando, la embarcación fue interceptada por  la  guardia  costera.  Pierre  fue  trasladado  a  un  Centro  de  Estancia  Temporal  de Inmigrantes  (CETI)  en  Ceuta,  donde  estuvo  retenido  43  días  hasta  que  fue  puesto en libertad.

Testimonio de Imad, Siria (aportado por Save the Children)

Con sólo ocho años, Imad ya sabe lo que es huir de la guerra y dejarlo todo atrás. En  abril  de  2011  él  y  toda  su  familia  tuvieron  que  abandonar  su  hogar  en  Homs (Siria). Una semana después de salir del país, su casa fue completamente destruida por  un  bombardeo.  Él  y  su  familia  se  instalaron  en  un  campo  de  refugiados  en  el valle  de  Bekaa,  en  Líbano,  de  donde  todavía  no  han  logrado  salir.  Los  padres  de Imad están divorciados y su madre no tiene ninguna fuente de ingresos.

Imad  y  dos  de  sus  hermanos,  Nassim  y Yasmeen,  son  prácticamente  ciegos  y  por ello  no  les  permiten  asistir  al  colegio  del  campo.  Los  otros  hermanos  sólo  acuden ocasionalmente porque tienen que trabajar en una plantación de patatas para ayudar a  la  familia.  Imad  desea  regresar  a  la  escuela  y  se  siente  frustrado  por  las limitaciones que tiene en el campo.

Abdelkarim, Argelia (aportado por Médicos del Mundo)

Abdelkarim  es  argelino  y  tiene  31  años.  Llegó  a  España  buscando  una  vida  mejor. Tras meses viviendo en las calles de Melilla, cayó gravemen
te enfermo, pero cuando acudió  al  hospital  se  negaron  a  atenderlo  por  no  disponer  de  documentación.
Gracias  a  la  presión  de  Médicos  del  Mundo,  finalmente  le  hicieron  varias  pruebas: tenía  tuberculosis  y  un  derrame  pleural  que  estuvo  a  punto  de  costarle  la vida.  Ha solicitado     asilo     en     España.     En     este     vídeo     puede     consultarse     su historia:

Ibaadha Mohameed Hilowe, 45 años. Somalia (aportado por Entreculturas)

Ibaadha  tiene  seis  hijos.  Al  Shabab  mató  al  de  20  años  delante  de  ella.  Ante  la imposibilidad  de  tener  una  vida  digna  en  Somalia,  su  marido  salió  del  país  hasta llegar a Melkadida, donde se reunificaron después.
“No puedo volver a Somalia, allí no  se  puede  vivir  en  paz.  Aquí  la  vida  es  mejor  para  mis  hijos.  A  pesar  de  que  la sequía no nos da mucha comida y que las raciones son pequeñas, es suficiente para vivir en paz y tranquilos”, dice Ibaadha. Ella es una de las más de 200.000 personas que viven en el campo de refugiados de Dollo Ado, donde la mayoría son obligadas a abandonar sus hogares a causa de los efectos que el fenómeno de “El Niño” está ocasionando en la región. Es lo que se conoce como refugiados climáticos. Muchos han  perdido  todas  sus  pertenencias  y  sus  medios  de  vida.  Necesitan  apoyo psicosocial para poder entender su situación actual, asumirla y normalizar sus vidas.


Testimonio de Layan, 33 años. Siria (aportado por InspirAction)


Layan huyó de Dará (Siria) y desde hace 3 años vive en el valle de la Becá, una de las zonas más pobres de Líbano. Además de su situación de refugiada ya de por sí complicada, su historia es aún más dolorosa: en pleno proceso de recuperación de un tratamiento de quimioterapia debido a la leucemia que le diagnosticaron en 2011, sufre  el  maltrato  físico  de  su  marido,  con  el  que  fue  obligada  a  casarse  a  los  14 años.  El  apoyo  psicológico  y  jurídico  a  estas  mujeres  es  fundamental:  Layan  ha conseguido  una  orden  de  protección  para  que  su  marido  no  vuelva  a  agredirla, tampoco a sus seis hijos. “Poder compartir mi historia con otras mujeres sirias y libanesas  me  reconforta.  También  tener  el  apoyo  de  una  psicoterapeúta  me  da esperanza porque sé que alguien se preocupa por mí” asegura Layan.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

La Cumbre Social Estatal pide avanzar en la calidad de nuestra democracia


Cumbre Social Estatal | miércoles, 14 de septiembre de 2016
​La Cumbre Social Estatal, con motivo del Día Internacional de la Democracia, que se celebra mañana jueves, 15 de septiembre, reclama avanzar en la calidad de nuestra democracia, lo que exige derogar la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana (conocida como Ley Mordaza) o derogar el artículo 315.3 del Código Penal, que criminaliza facultades esenciales para ejercer el derecho de huelga.
No hay que obviar que la democracia es un valor universal basado en la voluntad libremente expresada por los pueblos de determinar sus propios sistemas políticos, económicos, sociales y culturales y su plena participación en todos los aspectos de sus vidas.
La Cumbre Social apuesta por sociedades más pacíficas, inclusivas y participativas, con niveles institucionales eficaces, que defiendan la libertad, la igualdad, el respeto de los derechos humanos y el sufragio universal, en aras a conseguir un mayor progreso y desarrollo de los países.

martes, 13 de septiembre de 2016

Declaración conjunta de CCOO y UGT sobre "LA SITUACIÓN POLÍTICA Y LAS PRIORIDADES DEL MOVIMIENTO SINDICAL"





Los líderes mundiales han ' esquivado ' su responsabilidad sobre la crisis de los refugiados. (en Inglés)


foto Agustín Millán

The abject failure of a United Nations summit to tackle the deepening global refugee crisis is a missed opportunity that will affect millions of the world’s most vulnerable people unless leaders find alternative solutions to help them reach safety, Amnesty International said ahead of two high-profile refugee summits next week.



 foto Agustín Millán

çUN member states are set to adopt an ineffective refugee deal on 19 September. On 20 September, US President Barack Obama will appeal to leaders to make specific commitments that will help end the suffering of refugees across the world – a call that has so far been wilfully ignored.

“Faced with the worst refugee crisis in 70 years, world leaders have shown a shocking disregard for the human rights of people who have been forced to leave their homes due to conflict or persecution,” said Salil Shetty, Secretary General of Amnesty International.


“We already know the UN summit is doomed to abject failure, while the Obama summit looks unlikely to pick up the pieces.”

UN Secretary-General Ban Ki-moon had proposed a Global Compact on Refugees that would have asked governments to commit to welcoming 10% of the world’s refugees annually.

However, member states stripped the UN proposals of any substance, making sure there was nothing obligating them to take in specific numbers of people.

The Global Compact on Refugees will now not be agreed before 2018. Instead, states will issue the “New York Declaration” with token commitments but bereft of concrete responsibility-sharing measures.

“We have waited two years for this summit. World leaders should be announcing clear and concrete steps towards ending the refugee crisis. The UN had initially proposed an ambitious plan, but the European Union, Russia and China were among those who sacrificed refugees’ rights for national self-interest and missed a massive opportunity to back a global solution to the crisis,” said Salil Shetty.
“Instead of sharing responsibility, world leaders shirked it. The UN summit has been sabotaged by states acting in self-interest, leaving millions of refugees in dire situations around the world on the edge of a precipice.”

“But governments should not be under the illusion that this lets them off the hook. UN member states have both a moral and a legal duty to welcome the refugees who need help today.”

The day after the watered-down UN document is adopted, President Obama will host a Leaders’ Summit in New York on 20 September designed to secure specific commitments from member states to offer safe and legal routes to refugees – something most of them have so far failed to do. He will also call on leaders to donate money to assist refugees.

Amnesty International is calling on governments, particularly from wealthier countries, to urgently make commitments to resettle significantly more refugees and provide them with legal ways to find safety, whether at the Obama Leaders’ Summit or in the weeks to come.

“The Obama summit needs to re-invigorate efforts to solve the refugee crisis by showing that at least some governments have a firm commitment to helping refugees,” said Salil Shetty.

“We desperately need a quick and decisive show of leadership from a core group of countries willing to take responsibility and immediately help by welcoming in some of the most vulnerable refugees and providing others with humanitarian, work and student visas. The more countries who step forward, the more workable a solution becomes.

“In the long-term, we need a more organized sharing of that responsibility, with states agreeing objective criteria to decide what proportion of the world’s refugees each needs to take, based on their capacity to host them.”

There are 21 million refugees in the world today, according to UNHCR, with only 14% of them in the richest parts of the world.

Together, Ethiopia, Kenya, Jordan, Lebanon, Pakistan and Turkey host a third of the world’s refugees, while accounting for 1.6% of the world’s economy.  Right now, only about 100,000 refugees are actually resettled annually; 90% of them by just five countries (USA, Canada, Australia, Norway, and the UK).

Amnesty International has long lobbied governments around the world to do more to share responsibility to fulfil refugees’ rights, and this week began a global campaign called “I Welcome” calling on governments to welcome refugees.

“World leaders have completely failed to agree a plan to protect the world’s 21 million refugees – some of the most vulnerable people in the world. But where leaders fail, people of good conscience will act. Change starts with three short words: I welcome refugees,” said Salil Shetty.

viernes, 9 de septiembre de 2016

El odio homófobo: más de 160 agresiones a homosexuales y transexuales en Madrid en 2016


En lo que va de 2016 se han registrado en Madrid 164 agresiones, tal y como recoge el Observatorio Madrileño contra la homofobia, transfobia y bifobia.
El número de agresiones ha sufrido un importante incremento durante el verano. "Los datos muestran una tendencia que es solo la punta del iceberg", cuenta Paco Ramírez, director del Observatorio Español contra la homofobia. 
La diputada socialista Carla Antonelli denunciaba públicamente en Twitter amenazas de muerte por defender los derechos LGTB. "Existe un discurso del odio en las redes sociales que se está potenciando y difundiendo", cuenta Ramírez.

La situación es especialmente preocupante en el centro de la capital, dónde se han registrado casi la mitad de todas las agresiones que se han contabilizado en la ciudad durante los seis primeros meses del año, donde se encuentra el barrio de Chueca, uno de los símbolos de LGTBi. Lugar donde está la plaza Pedro Zerolo. 
Pero la oleada de odio homofóbo no solo afecta a la capital, en Mataró (Barcelona), este sábado se detuvo a un hombre de 36 años que amenazó con repetir en Barcelona la masacre de Orlando del pasado mes de junio en la que murieron 50 personas en un club gay. Había grabado vídeos en los que animaba a disparar a los homosexuales en la cabeza y tratarlos como animales.
"No tenemos estadísticas a niveles de España", cuenta Ramírez. Lo que más se acerca son los delitos del odio que publica cada año el Ministerio del Interior desde 2013. Pero en estas estadísticas solo están reflejados los casos que acaban en conocimiento de las autoridades, es decir, las agresiones que terminan denunciándose. Las asociaciones que trabajan dando apoyo tras una agresión coinciden en que la cifra de denuncias no se puede considerar un reflejo nítido de la realidad porque son muy pocas las personas agredidas que acaban formalizando una denuncia.
En 2013, casi el 38% de los 1.172 delitos del odio que se contabilizaron en España fueron por motivos de orientación sexual. En 2014 el porcentaje aumentó hasta suponer el 39%, pero en 2015 el porcentaje descendió hasta el 12%. Esa importante diferencia, según fuentes del observatorio, se debería a unos cambios en los métodos para contabilizar los casos y no en una verdadera reducción de los ataques. Según esas mismas fuentes, el número de agresiones que se producen en España anualmente podría llegar a estar entre 2.000 y 2.500.

Muchas agresiones, pocas denuncias


Según cuenta, Rúben López, vocal de Delitos del odio de la asociación Arcópolis -la impulsora del observatorio- hasta los primeros días de septiembre, en la Comunidad de Madrid se han contabilizado 164 agresiones, o lo que es lo mismo, casi una cada dos días. En la mayoría, los agresores son hombres de 25 a 29 años que insultan con gritos de "maricones de mierda", amenazan y agreden físicamente -en algunos casos con puñetazos- a parejas homosexuales que van de la mano por la calle o que se dan un beso cuando están esperando el autobús, por poner algunos ejemplos.
A pesar del elevado número de agresiones, solo un reducido porcentaje acaba en conocimiento de las autoridades. Según fuentes policiales, el número de denuncias ronda la veintena. Así, de los 164 registrados en Madrid por el Observatorio tan solo un 15% acaban en denuncia, apuntan desde el observatorio.
A pesar de que el número de denuncias sigue siendo muy reducido, el dato se multiplicó por siete en Madrid si se compara con el año anterior. Desde el Observatorio hacen hincapié en el caso de las personas transexuales que son las más agredidas y las que menos denuncias interponen.
Mapa con las agresiones durante los seis primeros meses de 2016. Imagen: Observatorio Madrileño

El número de denuncias está aumentando en los últimos meses debido a que "la gente se está concienciando", cuenta . Aun así, el miedo a una segunda victimización, es decir, miedo a tener que volver a contarlo ante los policías y recordar el momento reduce el número de denuncias. 
"La mayoría quieren pasar página y olvidarse", explica Rubén López, de la asociación Arcópolis, como uno de los motivos por los que es tan reducido el número de denuncias.
La manera de tratar los casos por parte de la policía también ha cambiado, ya que no es como hace 30 años, cuando los homosexuales eran perseguidos por la policía. Ahora los agentes saben cómo actuar en estos casos porque han recibido una preparación sobre este tipo de denuncias.

100 euros de multa


Algunos de los casos denunciados ya han llegado a los tribunales. Uno de los más recientes ha sido el de un joven de unos 25 años que denunció una agresión física además de amenazas e insultos. El juez le interpuso una multa de 100 euros al agresor y una orden de alejamiento a la víctima durante seis meses. Las fuentes consultadas reconocen que es muy complicado demostrar que existe el agravante por delito de odio y que la gran mayoría de jueces no tienen en cuenta dicho agravante. 
Desde el observatorio son críticos con las penas y ponen como ejemplo el caso de varios jóvenes que sufrieron una agresión en plena la Gran Vía de Madrid en abril de 2015. Al grito de "maricones de mierda", el agresor les atacó insultándoles y pegándoles puñetazos. El juicio se celebró en mayo y la pena para el agresor fue de 250 euros a cada uno de ellos.
¿Qué hacer ante una agresión?
Desde el observatorio se encargan de asesorar a las personas agredidas, de acompañarlas al hospital si han sufrido una agresión física y de guiarles en cómo deben interponer la denuncia, así como acompañarles a la comisaría. Aun así, reconocen que sigue existiendo miedo y que muchos no llaman o no se atreven a llamar a la policía porque temen que su número de teléfono se quede registrado.
Existe una aplicación para teléfonos Android que a través de geolocalización informa de las comisarías de Policía y Guardia Civil más cercanas donde se puede poner la denuncia. También hay un número de teléfono al que se puede llamar en caso de haber sufrido una agresión: 618 547 166.